top of page

Tu joya maternal, un ritual de agradecimiento


Existen pocos momentos en la vida que marcan más que el nacimiento de l@s hij@s y existen pocos regalos que capturen la esencia de ese momento como lo hacen las joyas maternales.

En mi caso, incluso antes de quedar embarazada, mi joya maternal estaba empacada y dispuesta en la mesa de noche, esperando a que llegara el gran momento… Sin embargo, como se suele decir popularmente “en casa de herrero, azadón de palo”, no ha sido hasta que mi bebé ha cumplido un año que he decidido darle vida a nuestra joya maternal.


Quería que el momento en el que realizara el anillo y el charm de leche materna fuera un momento especial y lleno de significado. Era importante para mí que cuando usara mi joya maternal, no solo recordara el periodo de lactancia y lo que significa maternar, si no que me transportara al momento exacto de mi vida en que le di forma.


Y ese momento fue el día en el que mi bebé cumplió un año y celebramos su bautizo. Un par de días antes busqué un momento tranquilo, a solas, para poder realizar un pequeño ritual…:


“Prendí una velita blanca y durante unos minutos respiré para conectarme con la esencia de la maternidad y realicé un recorrido abrazando estos 365 días llenos de amor puro, de luz, de risas y de llantos, de besos babosos, cosquillas, noches sin dormir y comida pegada por todas partes… y ahí, llena de tanto agradecimiento, le di vida a mi joya maternal”

¡Es el mejor regalo que me he hecho jamás!



Esta joya, llena de significado personal, me acompaña siempre, capturando por completo la esencia de la maternidad. Ahora, te invitamos a buscar tu esencia, crear tu propio ritual en tu espacio y eternizar esta etapa única y fugaz.


Sorprende a alguien especial o regálatela a ti misma, marca la diferencia y lleva contigo la belleza y el significado de la maternidad. ¡No dejes pasar esta oportunidad única en la vida!


---


6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page