Bienvenidos a la familia!

Querida familia Amamanta,


Soy Carolina, el corazón que late detrás de cada una de nuestras joyas. Quiero aprovechar la primera publicación del blog para presentarme y contarles con un poquito más de detalle, de dónde nació Amamanta Joyas Maternales y por qué.


En primer lugar, ¡¡una confesión!! Y es que, aunque soy española de nacimiento, me siento colombiana de corazón, de hecho, en los lives de IG y Fb, podréis comprobar el acento tan loco que tengo…ni de aquí, ni de allí.



En segundo lugar, abrirles mi corazón, para explicarles algo más sobre la historia detrás de Amamanta:

Amamanta Joyas Maternales se crea a partir del amor y la pasión que siento por mi profesión: Matrona. ¿Y qué es eso que en Colombia todavía no existe? Bueno, dependiendo del país se nos conoce como Midwifes, Enfermeras Obstetras, Comadronas… (quizá les suene más alguno de estos términos). Somos profesionales de la salud, que tras haber terminado con éxito el programa de formación universitaria en “matronería o midwifery” adquirimos las competencias necesarias para acompañar a las mujeres durante toda su vida fértil, empoderándolas en la toma de decisiones relativas a su salud sexual y reproductiva y proporcionándoles el necesario apoyo, tanto a ellas como a sus familias, en los cuidados y consejos durante el embarazo, el parto y el puerperio, atendiendo los nacimientos en la propia responsabilidad de la matrona, proporcionando cuidados al recién nacido y realizando consejería y acompañamiento en lactancia materna.


Según la International Confederation of Midwives, las matronas somos “fundamentales en las comunidades y en el disfrute o la felicidad con la que viven sus vidas” y eso es, exactamente, lo que me he propuesto hacer con Amamanta: entregar felicidad con cada una de nuestras joyas.


Estas joyas son un homenaje para cada una de las mujeres que lactan, crían y cuidan de sus familias con un esfuerzo continuo, genuino, generoso e incondicional, invadidas por un amor de esos que no piden nada a cambio. Sabemos que no es fácil, que a veces estás cansada, pero también sabemos que no te rindes y que no hay nada que te detenga.

Estas joyas son nuestra manera de honrar la maternidad y la lactancia, de visibilizar todo este esfuerzo y de crear una comunidad que nos llene de orgullo y con la que siempre podamos contar.



Mil gracias por acompañarnos en esta aventura que acaba de empezar.

3 visualizaciones0 comentarios